18 marzo, 2008

Las vueltas de la vida (Tomorrow is another day)


Si pudiera describir esta curiosa etapa de mi vida, creo que una sola palabra no bastaría. Un breve resumen podría ser algo así: Escupí al cielo y me cayó en la cara, terminé una carrera pero estoy sin trabajo, quiero retomar la carrera que no estudié, volvi a encontrarme con Dios, encontré a mis antiguos amores y estoy retomando relaciones que había olvidado tal vez por miedo a no cerrar las etapas, no sé si debo agrandar la familia o hacer carrera, la ansiedad me carcome y no sé que hacer con mi vida en estos momentos porque de pronto terminé el objetivo que siempre quise alcanzar y me quedé sin el camino hecho. (FIN del Resumen)

Ahora el camino lo tengo que hacer yo, y la curiosidad otra vez me alcanza, porque a este blog le puse por nombre el famoso verso de Machado sin saber que sería una frase que definiría mi existencia al final de una vida y el comienzo de otra.
Las vacaciones fueron excelentes, pude presentar mutuamente a mi abuela y mi esposo, y él pudo conocer el lugar que me llena de vida. Pero más al sur, en Puerto Montt sentada frente al mar y junto a mi esposo, vine a reconocer que necesito hacerme un camino propio. Necesito aceptar que ya no existirán decisiones buenas o malas, sino hechos y que quiero de vuelta toda la seguridad y la determinación que tuve en años pasados.
Y la vida hasta el momento me ha dado el tiempo que deseaba (sólo que ahora creo que es mucho tiempo libre :S) y me devolvió gente, cariños y pasiones olvidados. Deseo de todo corazón re-conocer a mis amigas, a mis ex-compañeras, pero por sobre todo, deseo saber si valió la pena haber dado semejante vuelta por el mundo y si he aprendido y mejorado como persona. Ya no quiero sentirme como una niña (aunque tecnicamente no lo soy [lol]) y quiero sentir en todos mis sentidos los resultados de las experiencias ganadas.
Sigo caminando, pero espero que esta ruta me lleve a sacarme las frustraciones que se me quieren pegar nuevamente... Si voy a retomar lo dejado atrás, debo verme y sentirme presentable y digna de ello, partiendo desde la imagen, pasando por mi salud, y terminando en mi globalidad como persona. Tengo la libertad y la voy a usar, tengo el páramo enfrente y lo voy a moldear. Voy a demostrarme que soy Digna.