18 septiembre, 2009

El milagro de la vida


Pues al fin actualizo esta cafeta-blog que tenía medio abandonada nuevamente. No suelo escribir mucho sobre mi… al menos no por esta época de mi vida, así que no es de extrañar que pase por aquí a dejar un “informe” que reporte mi situación actual de vida.

¿Qué tengo de nuevo que contar? Pues que voy a ser mamá de dos dulces críos que ya tienen casi 16 semanas. Es algo que esperaba, no con ansias, pero que presumía podía aparecer: de hecho me extrañaba que no pasara luego porque había abandonado las pastillas hace más de un año. Bueh… el hecho es que los críos se demoraron pero llegaron de a dos. No hay evidencia directa de gemelos en mi familia, pero mi abuela paterna al parecer tuvo pérdida de gemelos, así que tal vez por allí hubiera cierta conexión.

“¡Qué bueno!” “Qué bonito” “Te felicito” “qué suerte” son expresiones que se repiten cada vez que cuento sobre mi embarazo, y no lo niego, es una suerte muy grande… pero como siempre, mi visión negativa frente a las cosas supera cualquier cosa. El primer pensamiento que pasó por mi cabeza el día de la primera ecografía (El padre no llegó a tiempo así que estuve solita) fue "¿Por qué siempre me toca lo difícil a mí?" y sigopensando en lo complicado del asunto. No me siento preparada ni siquiera para uno y resulta que me tocan dos juntos. T.T Hay días en los que la angustia me quema por dentro, siento que todos son capaces de ver el lado positivo ("te vas a sacar la tarea de un viaje") y eso me angustia más, porque veo lo caro de los pañales, la necesidad de cambiarnos de depto. (A Eduardo no lo veo muy entusiasmado ni comprensivo con el asunto), los gastos dobles en ecografías, médico y hospitalización por ser un embarazo de alto riesgo, el cansancio que me comienza a superar, los problemas con algunos colegas que me hacen la vida laboral una molestia, la necesidad de ahorrar para todo y los gastos horrendos en mobilización porque no me siento lo suficientemente estable por las mañanas para salir a las 6:50 del depto.
Me duelen los talones y las rodillas, duermo muchísimo pero a saltos porque despierto todos los días entre las 7 y las 8:30, me dan fatiga, hambre, nauseas y al final del día lo ultimo que como está totalmente perdido. Mi sistema inmunológico está absolutamente debilucho y este resfrío no se me va con nada (porque nada puedo tomar T_T) ¿Cómo iré a subir estos cuatro pisos sin un ascensor? ¿Cómo subiré a estos críos cuando los tenga?
De momento tengo pensando renunciar a mi trabajo cuando se cumpla el fuero maternal porque no quiero mandar a mis hijos a un jardín sabiendo que por ser prematuros están más expuestos a las enfermedades, pero eso haría una dificil situación económica para la repentina familia de a 4 que seremos...

A veces me incomodan un poco. No se si lo que siento son sus movimientos,pero es bastante probable. En las ultimas ecografías he notado que uno es más flojito, panzón y más grande, mientras que el otro es más travieso y pequeño, aunque su diferencia es de milímetros. El miércoles 16 de sept. los perjenios medían aprox. 20 cms. y me parece increíble que aún no se me note tanto la guatita.
Sinceramente espero que sean hombres, sólo porque soy machista, pero después de todo puedo esperar cualquier género ya que siempre escupo al cielo y me cae en la cara. XD.
Les dejo esta imagen porque, aunque no son mis hijos, al menos me queda el recuerdo de que pude verlos así mismo en mi primera ecografía, ahora son muy grandes para verlos de cuerpo completo.
Saludos a todos los que aún me leen. Bye!